¡¡bienvenido!!, ¡¡welcome!!

hola y bienvenidos, gracias por entrar a mi blog... bueno espero que lo disfruten y dejen su comentario



hello and welcome, thanks for entering y blog...well l hope you enjoy and leave your comment

miércoles, 28 de marzo de 2012

Alimentación de animales marinos:

Mamíferos:

En el caso del manatí (trichechus manatus) de la orden sirenia, junto con el dugongo, de la misma orden, son los únicos mamíferos marinos que se alimentan de vegetación marina. Además estos comen entre un 8 y un 15% de su peso para mantener este.

La morsa (odobenus rosmarus) de la orden pinnipedia, se alimenta básicamente de organismos del fondo marino como almejas, camarones, mejillones, gusanos, berberechos, cohombros e incluso pulpos y algunos peces.

El elefante marino (m. angustirotris) de la orden pinnipedia se alimenta de una dieta básica de pescado y calamares, los elefantes marinos pueden alcanzar inmersiones de hasta 900 metros para alcanzar su alimento, sus cortos y poco afilados colmillos, lo limitan a comer solo presas blandas. Los científicos calculan que la piel podría pesar cerca de 150 Kg., la grasa cerca de 650 Kg., el corazón 42 Kg., y la cabeza 50 Kg.

El oso marino del norte (callorhinus ursinus) de la orden pinnipedia, su dieta principal esta compuesta de peces, aunque también come calamares y crustáceos. Realizan viajes de hasta 150 kilómetros, los cuales duran 7 u 8 días en los cuales duermen, descansan y nadan sobre el agua. Los osos marinos pueden estar sumergidos en el agua hasta 7 minutos.

La foca gris (alichoerus grypus) de la orden pinnipedia. Se alimenta generalmente de peces. Como su sangre tiene gran cantidad de hemoglobina, sustancia que almacena oxigeno, pueden estar alrededor de 20 minutos bajo el agua.

El delfín mular (tursiops truncatus) de la orden cetácea, consumen una gran variedad de alimentos y su sistema de caza se adapta según las circunstancias y el tipo de presa. Generalmente cazan de día, pero en tiempos de escasez cazan de noche para atrapar calamares.

La ballena azul (balaenoptera cetácea) de la orden cetácea se alimenta de un plancton llamado krill, en el ártico solo consumen tres especies de plancton crustáceo. La ballena azul obtiene gran parte de su alimento en los 500 metros de profundidad.

La Orca de la orden cetácea es muy común en las aguas antárticas, donde se alimenta de focas, pingüinos, peces, e incluso otras ballenas. A menudo cazan en grupo y utilizan su llamada para organizar y coordinar las acometidas. Las Orcas prefieren vivir en pequeños grupos de unos 20 individuos, aunque también viven a veces en solitario.

Peces

El tiburón tigre (galeocerdo cuvier) de la orden carchahiniformes es omnívoro, aparte de los peces, calamares, tortugas y focas que normalmente consume, se han encontrado patentes de automóviles y latas de gasolina. Tienen muy buena vista, pero también utilizan otros sentidos para cazar, como es el olfato que ocupa dos tercios de su cerebro y es tan efectivo que puede rastrear el más mínimo rastro de sangre en el agua.

La barracuda (sphyrena) de la orden de los perciformes aunque su alimentación varíe según el hábitat, meros, bremas y sus propias crías son frecuentes presas de las barracudas. La forma de cazar de las barracudas es embistiendo a su presa y desgarrándola con sus poderosas mandíbulas. Su carne puede ser venenosa debido a que esta especie se alimenta de peces coralinos que poseen un alto contenido venenoso.

La manta raya (manta birostris) de la orden batoideo se alimenta de plancton y camarones, aunque a veces devora mujóles y otros peces pequeños. Sus branquias actúan como un mecanismo de filtración alimentaria, durante la respiración el agua que penetra por la boca es absorbida por las hendiduras bronqueales, donde el plancton y otros alimentos quedan retenidos para ser posteriormente bombeados hacia el estómago. Cuando divisa un banco de peces se abalanza sobre su presa repitiendo este proceso.

El pez payaso (amphiprion) de la orden perciforme el pez payaso tiene una interacción simbiótica con la anémona marina, pólipo con el que coopera para obtener la mayor parte de su alimento. Cuando el pez payaso abandona los tentáculos protectores de la anémona para deambular por los cercanos arrecifes, sus brillantes colores llaman la atención de los depredadores, que atraídos por tan suculento cebo, son atraídos hasta los mismos tentáculos convertidos en una trampa mortal. El pólipo devora al cazador y su huésped se come los despojos.

El pez payaso también se alimenta de crustáceos y algas de arrecifes, puede comer detritos e incluso mordisquea los tentáculos muertos de su benefactora.

El Hipocampo (hippocampus) del orden de los gasterosteiformes el hipocampo devora el plancton y pececillos constantemente. Como sus ojos son capaces de moverse en forma independiente, puede buscar alimento manteniéndose inmóvil. Consigue atrapar presas que pueden estar situadas incluso a cuatro centímetros de distancia. El hipocampo evita a los depredadores adoptando la coloración del entorno: en pocos segundos su cuerpo puede pasar del gris o el negro al amarillo o el púrpura.

El lucio (esox lucius) del orden de los salmoniformes se alimenta de diferentes tipos de carpa, aunque come todo tipo de peces, incluyendo el gobio y la brema común. También caza ranas, ratones de campo, ratas, y también pequeñas aves acuáticas como patos silvestres, pollas de agua y fúlicas. Un lucio joven se distingue de uno adulto porque busca a su presa activamente. Se alimenta de pulgas de agua, gusanos y pequeños peces.

Cuando llega a adulto comienza a cazar escondido a la espera de que una presa desprevenida se acerque. Sus aletas dorsales y anales, situadas muy atrás le permiten una rápida aceleración.

El lucio detecta a su presa visualmente, pudiendo divisarla a una distancia de unos 15 metros.

Se piensa que también las vibraciones del agua pueden ayudarle a localizar sus presas.

El pez dragón (pterois volitans) del orden scorpaeniformes come casi cualquier pez o crustaceo que pueda atrapar.

Como gasta gran cantidad de energía persiguiendo a sus presas, debe comer mucho para compensar esta perdida. Sin embargo su instinto lo hace abandonar la persecución si debe gastar más energía de la que puede obtener. Algunos peces escorpión permanecen inmóviles, casi invisibles, cuando no están alimentándose. Como gastan poca energía, una simple comida los mantiene por varios días.

El tiburón blanco del orden de los carchahiniformes es, junto a la orca, uno de los mayores depredadores marinos y su espectro de presas es muy amplio y variado (¡en su estómago han llegado a encontrarse hasta matrículas de coche!). Suelen alimentarse de grandes peces (atún, bacalao, pez espada...), tortugas, focas, leones marinos, otros tiburones, pequeñas ballenas y algún que otro delfín. Tampoco se lo piensan demasiado a la hora de alimentarse de animales ya muertos. Curiosamente suelen rechazar a las nutrias y las aves marinas como alimento. Su metabolismo es muy rápido y eso les hace tener siempre un gran apetito. A pesar de tener más de 3.000 dientes no mastican a sus presas sino que las desgarran y se tragan los pedazos. Al contrario de lo que se suele pensar, los tiburones blancos son animales sociales con patrones de conducta bastante complejos, aparentemente "hablan" unos con otros mordiendo y cogiéndose con las mandíbulas suavemente (de ahí sus numerosas marcas y cicatrices. A pesar de su mala fama, no se dedican a ir a la caza de seres humanos y cuando se produce algún ataque es porque el tiburón los confunde con alguna de sus presas habituales o bien por este curioso modo de relacionarse, esto explica que no los devore luego.

El tiburón gris del orden de los carchahiniformes preda sobre una amplia variedad de organismos marinos, incluyendo otros tiburones (es sabido que ataca a éstos cuando se encuentran enganchados en los anzuelos, a veces persiguiéndolos desde aguas profundas hasta la superficie), rayas y quimeras; también sobre peces óseos, incluyendo pez espada, marlines, arenques, granaderos, abadejos, lenguados y merluzas entre otros. Su dieta también incluye calamares, cangrejos, langostas, carroña y focas.

Crustáceos

Pulpo del orden de los cephalopodos carnívoro, presente en aguas de climas templados y tropicales de todo el mundo. El pulpo se caracteriza por tener un cuerpo blando con un cerebro bien desarrollado y ocho brazos, cada uno de los cuales posee dos filas de ventosas. Como en los vertebrados, los dos ojos grandes y complejos del pulpo tienen cristalino, lo que les proporciona una visión aguda. Estos animales pueden cambiar, de forma muy rápida, el color y la textura de su piel. Pasan gran parte de su vida escondiéndose y muchas especies, como el pulpo común que puede crecer hasta casi 1 m de largo, eligen un agujero natural entre rocas o escombros. Una especie de pequeño tamaño, como el pulpo pigmeo del Atlántico, que tiene unos 2 cm. de longitud, prefiere ocultarse en el interior de una almeja vacía, con las valvas unidas aún por un ligamento. El pulpo se asienta sobre una de las valvas y cierra la otra arrastrándola con sus tentáculos. Cuando un pulpo emerge para alimentarse, en general de crustáceos y moluscos bivalvos, suele atraer a sus víctimas moviendo rápidamente la punta de un brazo como si fuera un gusano. También puede aproximarse deslizándose y precipitarse sobre el animal, hundiendo su pico en el interior de la envoltura o concha e inyectando un veneno mortal. El de unas pocas especies es peligroso para los humanos. A cambio, los pulpos son apresados por numerosos peces, como la anguila morena. Cuando son atacados, aspiran agua hacia la cavidad del manto y la expelen con una gran fuerza a través de un embudo. Como resultado se produce su fuga propulsada a reacción, normalmente detrás de una nube de tinta. Esta sustancia, que el pulpo expulsa para defenderse, es de color oscuro y la de algunas especies puede tener un efecto paralizante sobre los órganos sensoriales del depredador. Un macho interesado en aparearse se aproxima a una hembra lo suficiente para que al alargar un brazo modificado, el hectocótilo, pueda tocarla. Este brazo tiene un surco profundo entre las dos filas de ventosas y acaba en un extremo con forma de cuchara. Tras un periodo de galanteo, el macho inserta su brazo bajo el manto de la hembra y los espermatóforos se desplazan hacia abajo por el surco hasta el oviducto de la hembra. Poco después del apareamiento, la hembra comienza la puesta de los huevos en su guarida. Produce, aproximadamente, ciento cincuenta mil en dos semanas y cada uno de ellos está encerrado en una cápsula transparente. La hembra los protege durante los 50 días siguientes, lanzándoles chorros de agua para airearlos y limpiarlos. Las crías de especies tales como el pulpo con puntos blancos tienen sólo unos 3 cm. de longitud. Flotan hasta la superficie y se convierten en parte del plancton durante casi un mes, entonces se sumergen e inician su vida normal en el fondo. En general, los pulpos adultos permanecen en una zona determinada, pero las especies con larvas planctónicas se encuentran en todo el mundo ya que son desplazadas por las corrientes y mareas.

El calamar del orden decabrachia come peces y crustáceos principalmente.

Agarra a la presa con sus largos tentáculos, la paraliza con su veneno y le arranca la cabeza de un mordisco. El cuerpo en forma de torpedo le permite moverse con rapidez en distancias cortas.

Para confundirse con el entorno cambia de color y se vuelve invisible tanto como para sus presas como para sus depredadores.

La única defensa del calamar es la huida aprovechando la nube de tinta que despide en el agua.

El cangrejo violinista del orden de los crustáceos usa sus tenazas para alimentarse, recogiendo granos de arena, haciéndolos pasar por su cavidad bucal separando las algas marinas de las partículas no comestibles de arena y barro que luego depositan diminutas bolas del tamaño de un chícharro. El material orgánico de la arena es escaso, por lo que deben estar alimentándose continuamente para su sobrevivencia. El macho emplea para alimentarse de lo que la hembra emplea.

Krill, crustáceos marinos pequeños, similares a quisquillas, que nadan en densas bandadas, en especial en las aguas del Antártico. La mayoría de cerca de 90 especies que lo forman varían en longitud de 8 a 70 Mm. y utilizan sus patas plumosas para filtrar las diminutas diatomeas de las que se alimentan; por lo general emiten una poderosa luz azul verdosa que probablemente les ayuda a congregarse para desovar. El krill vive en el mar abierto y constituye un elemento importante de la cadena trófica. Sirve de alimento a los peces, las aves y especialmente a las ballenas, que consumen hasta 2 toneladas de krill de una vez. Los bancos de estos crustáceos tienen densidades de 20 Kg. por metro cúbico; algunas especies permanecen cerca de la superficie y otras descienden hasta los 2.000 m de profundidad.

Cangrejo ermitaño, nombre común de cualquier miembro de una familia de cangrejos marinos y varios cangrejos de tierra emparentados con ellos. Viven junto a las costas de Europa y América. Los cangrejos ermitaños son animales carentes de coraza; los más grandes viven a lo largo de la costa del Pacífico y alcanzan hasta 46 cm. Introducen el abdomen en cubiertas de moluscos gasterópodos con las que cargan para protegerse. El abdomen de los cangrejos es blando y asimétrico, y está plegado y retorcido para que encaje en la cavidad de las cubiertas prestadas. Los apéndices abdominales están modificados para sujetar firmemente el caparazón sobre el cuerpo. Los cangrejos ermitaños se ven obligados a buscar cubiertas nuevas con frecuencia, cuando las viejas se quedan pequeñas y les corresponde hacer una muda; cambian de habitáculo siempre que encuentran otra cubierta apropiada para su tamaño. La mayoría son marinos. Las pocas formas terrestres son tropicales y pertenecen a la misma familia que el cangrejo de los cocoteros.

Phisalidaes

Medusa, nombre común de cualquiera de los animales invertebrados que componen dos clases del filo Celentéreos. Se conocen unas 2.700 especies de hidrozoos y 200 de escifozoos. El término medusa se aplica de forma específica a los organismos gelatinosos de natación libre llamados medusas, forma que habitualmente adoptan estos animales en su fase sexual, generación que alterna con una fase de pólipo en la que la reproducción es asexual. En una de las clases, las medusas tienden a ser pequeñas y los pólipos están bien desarrollados, mientras que en la otra predominan las medusas. Ambas clases son marinas, a excepción de unos pocos hidrozoos, como la hidra, que viven en agua dulce.

Las medusas tienen escaso valor nutritivo. Su picadura puede ser dolorosa, y unas pocas variedades tropicales en ocasiones causan la muerte de los seres humanos. Al igual que otros celentéreos, la medusa tiene sólo dos capas de desarrollo importantes (ectodermo y endodermo), carece de cabeza, tiene aparato digestivo pero no ano, y tiene un sistema nervioso sin cerebro. El cuerpo presenta simetría radial, es decir, en torno a un eje. Las presas suelen ser capturadas por tentáculos armados de nematocistos, o células urticantes. Los pólipos suelen vivir en los fondos marinos y generan otros pólipos por reproducción asexual. Los pólipos de hidrozoos suelen formar colonias con diferentes tipos de pólipos especializados en funciones tales como la reproducción y la alimentación. Los pólipos pueden surgir de la medusa por gemación. Por lo general la medusa produce huevos y esperma que se fusionan para dar lugar a una nueva generación de pólipos. Las medusas tienen forma acampanada y nadan contrayendo los músculos del velo. Su conducta es sencilla; la mayoría nada con lentitud y es arrastrada por las corrientes. Su transparencia se debe en parte a que el cuerpo de una medusa contiene menos de un 1% de materia orgánica; el resto es agua. Las medusas más grandes miden hasta 2 m de diámetro.


Fuente:

www.rincondelvago.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada